ALERTAS DE VIAJE ⚠️ Posible erupción de magma del volcán Taal en Filipinas

La semana pasada, entró en erupción el volcán Taal, en Filipinas, el más cercano a la capital, Manila. Los pueblos que rodean el volcán, concretamente Agoncillo y Laurel, han sido evacuados por el alto riesgo al que se enfrentan, y es que, según el Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas, ha pasado de nivel 1 al nivel 4 y por ello, han reiterado la necesidad de evacuar totalmente la isla, ante el riesgo de que se vuelva a producir otra erupción en las próximas horas. Por el momento, únicamente se han registrado dos muertes por parada cardiorespiratoria, durante la erupción del volcán.
Se teme que, a parte de los daños que pueda producir su posible erupción de magma, también se teme que durante semanas, si la erupción sigue, haya afectaciones en los vuelos de la zona por motivos de seguridad. Filipinas se encuentra sobre el “anillo de fuego” del Pacífico, zona con alta actividad sísmica y volcánica por sus peculiares características.
Por el momento, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, no existen restricciones específicas relativas a viajes a este país, ya que la zona en la ha ocurrido, se encuentra relativamente aislada, por lo que por el momento no ha afectado a los diferentes medios de transporte.
Como saben, la situación descrita puede comportar alteraciones en el desarrollo de actividades programadas, y con ello, la modificación del itinerario pactado y/o servicios contratados dentro de los viajes combinados comercializados por sus agencias de viaje. Así, les trasladamos las siguientes recomendaciones a fin de guiar la actuación de organizadores, agencias detallistas y clientes, al amparo de la normativa de protección de consumidores y usuarios.
Si los clientes se encuentran en destino, en el caso de que el organizador se vea obligado a realizar cambios en el itinerario debido a la erupción del volcán, deberá ofrecer a los clientes, sin suplemento adicional alguno, alternativas para la continuación de su viaje y, en el caso de que proceda, el reembolso de la diferencia de precio entre las prestaciones previstas y las finalmente suministradas. Si los pasajeros continúan el viaje con las soluciones dadas por el organizador, se considerará que aceptan tácitamente dichas propuestas.
En el supuesto de que los clientes no hayan iniciado el viaje, recomendamos a la agencia que contacte con el organizador, en caso de que el viaje comercializado sea de una mayorista, o bien con los respectivos proveedores para conocer si a la vista de la situación, éstos se ven en la obligación de modificar algún elemento esencial del viaje –modificación del itinerario previsto o supresión de visitas o excursiones, entre otros-. La eventual modificación deberá comunicarse a través de la agencia detallista a la mayor brevedad y por escrito a los clientes.
Una vez trasladadas las condiciones al viajero, éste podrá optar, en un plazo máximo de tres días, entre resolver el contrato, sin penalización alguna, o aceptar la modificación del contrato en el que se precisen las variaciones introducidas y su repercusión en el precio. En el supuesto de que el cliente no notifique su decisión en los términos indicados, se entenderá que opta por resolver el contrato sin penalización alguna.
Si el cliente acepta continuar el viaje con los cambios introducidos –modificación del programa de viaje-, es importante que el organizador le informe por escrito de todas las modificaciones introducidas, de las soluciones propuestas y de cualquier posible repercusión en el precio final del viaje. Además, deberá entregar toda la documentación relativa al viaje con los cambios establecidos, a fin de que conozca con exactitud los servicios que va a disfrutar.
A %d blogueros les gusta esto: