América del Norte y Caribe, un destino de contrastes

El territorio de Estados Unidos y Canadá conforma una enorme extensión territorial. Bañados por dos océanos distintos, tienen todos los climas posibles y una amplia variedad de actividades y sitios fascinantes, que hace de ellos destinos perfectos para visitar.

 

 

 

Nueva York.jpg

Estados Unidos: un país con infinitas posibilidades.
Su gran diversidad natural y cultural convierten a Estados Unidos en uno de los principales destinos turísticos del mundo. Destacan sus ciudades modernas con infinitos rascacielos como Nueva York, la ciudad que nunca duerme, Los Ángeles con sus estrellas de cine o San Francisco con sus míticos tranvías y su puente infinito. Sus rutas de Parques Nacionales entre los que destaca Death Valley, Yosemite o Mammoth Lakes con paisajes únicos, o cañones de gran profundidad como Grand Canyon. Playas míticas como la de Miami Beach. Y sus parques temáticos, quien no vuelve a ser un niño en Walt Disney World o a disfrutar de emociones intensas en Universal Studios. Todo este abanico de posibilidades hace que “cada viaje a Estados Unidos sea una experiencia única”.

 

Canadá

Canadá: no sólo montañas
Si Canadá evoca paisajes espectaculares y lagos azules, sus grandes ciudades también poseen un gran atractivo turístico. En la costa Este las influencias francesas y británicas han formado unas ciudades de gran interés cultural, entre las que destacan Ottawa, capital del país donde en la calle se oye hablar a la gente inglés y francés; con monumentos famosos como el Canal Rideau, declarado patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO. Toronto, metrópolis multicultural, llena de vida y próximo a las míticas Cataratas del Niágara. Montreal, cuya herencia francesa la ha convertido en la segunda ciudad de habla francesa más importante después de Paris. Y Québec, única ciudad amurallada al Norte de México, cuna de la América Francesa. En la Costa Oeste destacan los parajes naturales de las Montañas Rocosas, con lagos de colores imposibles como el Lago Louise o Peyto. Parques Nacionales con paisajes idílicos como Jasper o Banff. Glaciares con hielos milenarios como el campo de hielo de Columbia con el glaciar Athabasca. Y ya en el territorio de la Columbia Británica, destaca su ciudad más importante, Vancouver rodeada de playas y parques naturales. Viajar a Canadá es disfrutar de paisajes extraordinarios y ciudades elegantes.

 

Caribe

¿Y si acaba su viaje en una playa de ensueño?
Después de un viaje a uno de estos dos gigantes, que mejor que acabar en una playa de ensueño disfrutando del mar y del sol. Para eso ofrecemos la posibilidad de combinar Estados Unidos y Canadá con estancias en Caribe, Los Cabos o Hawaii.

A %d blogueros les gusta esto: