Zanzíbar y Kenia, el destino soñado a orillas del Índico

Un gran viaje a Zanzíbar depara un sinfín de aventuras y de experiencias que jamás se olvidarán, independientemente si se realiza en familia, con amigos o en pareja, en una escapada romántica. Zanzíbar, es el destino soñado a orillas del Índico.

 

 

 

Zanzíbar

Zanzíbar
La mayor, más poblada y más visitada de las islas del archipiélago de Zanzíbar se llama, en realidad, Ugunja, y es una especie de paraíso terrenal que brota del océano Índico a poca distancia de la costa tanzana. Conocida como la ‘isla de las especias’, ya que históricamente fue uno de los epicentros donde se comercializaban estos preciados ingredientes, Zanzíbar vive ajeno a las prisas, los ruidos y a las preocupaciones de occidente.

Y es que además de tranquilidad, la isla reúne, en poco más de 1.500 km2, todos los atractivos que un viajero podría desear: fantásticos hoteles, playas de ensueño, parques naturales, preciosos fondos marinos, ciudades llenas de encanto y la mejor de las gastronomías.

 

Kenia

Safaris en Kenia y Tanzania
Una de las grandes aventuras que uno tiene que disfrutar al menos una vez en la vida es vivir un safari en la sabana africana. Kenia y Tanzania, situados en la costa africana del océano Índico ofrecen un sinfín de parques naturales maravillosos donde vivir esta excitante experiencia. Avistar a los ‘Cinco Grandes’, ver un atardecer de película, recorrer kilómetros de naturaleza salvaje sin apenas rastro de la civilización, son algunas de las vivencias que uno puede disfrutar en este tipo de excursiones.

Los safaris en familia permiten a mayores y pequeños admirar los paisajes, los animales salvajes y la vida cotidiana de las tribus que habitan en el país, como los Masai. Todo ello desde una distancia prudencial, fuera de todo peligro, y siempre con un componente educativo y concienciador. No olvidéis hablarles a vuestros hijos de los “Big Five”, es decir, los cinco mamíferos más grandes, fieros y representativos de Tanzania: el león, el búfalo, el elefante, el leopardo y el rinoceronte. Cuando se enteren de que verlos a todos y cada uno de ellos en un mismo viaje constituye todo un logro, seguro que su atención y su paciencia se multiplicarán.

Y todo esto lo podrás experimentar en los mejores parques nacionales de estos dos increíbles países africanos, como en la reserva nacional Masái Mara situada al sudoeste de Kenia y haciendo frontera con Tanzania, donde sus llanuras bañadas por el río Mara abruman a todo aquel que lo visita. O el del Serengueti, en Tanzania, posiblemente el más conocido de los parques de la zona y donde la vida salvaje campa a sus anchas.

A %d blogueros les gusta esto: